Manifiesto de la Farola Carles Pinazo.

Manifiesto de la CONCENTRACIÓN POR LOS DERECHOS DE LOS ANIMALES (10 de marzo de 2012).

Que la justicia de la calle llegue a la plaza de toros.

[Accés a la versió en valencià]

El 23 de febrero de este año, todas las formas de tortura taurina practicadas en las tierras valencianas eran declaradas oficialmente bien de interés cultural inmaterial.  Esta declaración manifiesta el orgullo del liderazgo taurino que, dicen, corresponde a nuestra tierra gracias a los bous al carrer, unas “fiestas de participación masiva”, arraigadas en todos los rincones y que manifiestan un rito con reminiscencias teatrales.

Estamos en el lugar donde Carlos Pinazo se plantaba para estar cerca de los toros indefensos, condenados a martirio y muerte. Él estaba aquí mientras les hacían de todo ante la gente que gritaba.  Hoy empieza otra Feria de Fallas de Valencia, donde se torturarán y matarán 95 animales, y mañana empieza otra Feria de la Magdalena de Castellón, donde caerán otras 63 víctimas de este vacío desnudo de sensibilidad y empatía y disfrazado de cultura. En total, 158 animales en 10 días.

Estamos en el lugar donde este negocio, parásito del dinero público, continuará viviendo de los presupuestos de la Diputación, del Ayuntamiento, de la Generalitat y del estado. Y lo hace, desde la declaración del BIC, escondido detrás de los bous al carrer y de su supuesta popularidad. Los puristas del toreo, que han renegado tan a menudo de la brutalidad del “todos contra el animal”, dejan paso a los administradores del negocio que, para seguir llenando sus bolsillos, se vuelven a coger a ese clavo ardiendo como hicieron, con poco éxito, ante la ILP que acabó con la tortura taurina en Cataluña.  Hoy, el arte de aniquilar la belleza a la que alza monumentos vuelve a hacer caja, y lo hace lejos de estas taquillas.  Lo hace, a cambio de casi 160 toros, en los despachos de la gente de la política que le da amparo.

Estamos a pocos metros del histórico Instituto Luis Vives, epicentro de la primavera valenciana, donde las cargas indiscriminadas de los antidisturbios, contra estudiantes que pedían pacíficamente una escuela digna, volvieron a sacar a la calle una ciudadanía que no quiere los recortes de los servicios básicos como las prestaciones sociales, las inversiones en infraestructuras, el transporte público, la sanidad, la cultura, la educación… Unas recortes que se aplican con la misma prepotencia de los golpes de porra, la sangre y las conmociones cerebrales.

Es la misma prepotencia que sirve para convertir la ruina de las corridas de toros, las cajas vacías de esas taquillas, en un negocio redondo, una inversión segura garantizada por partidas presupuestarias que harían mucha falta en el Lluís Vives y al resto de la red educativa pública; los hospitales y otros centros sanitarios; el Cabanyal, Parke Alkosa y el resto de barrios con propuestas sostenibles de formación y solidaridad; o los teatros, escuelas de música y todos los otros espacios y propuestas de auténtica cultura.

Este punto de la calle Xàtiva, donde está la farola que ayudaba a Carles Pinazo a aguantar las pancartas, es el símbolo de todas estas luchas por la dignidad y por la justicia.  Todas están hoy aquí, con nosotros. Casi podemos oir el “Mater Mea” que la gente de la música tocó a la Estación del Norte, en solidaridad con su compañero agredido y con toda la gente que estaba en la calle; casi podemos ver los miles de jóvenes que, aquí mismo, alrededor de la farola del maestro pionero de la educación infantil, enseñaban libros a la policía mientras gritaban “Estas son nuestras armas”.

Aquí, decimos que queremos libertad y justicia, y que no queremos el circo de sangre de las corridas de toros. Si, el dinero es importante, pero más aún los casi 160 toros que van a sufrir la tortura convertida en espectáculo en las plazas de toros de Valencia y Castellón. Es hora de pensar en las Hogueras de Alicante, en la Feria de Julio de Valencia, en la semana de toros de Algemesí, en el año que viene, es todas las demás formas de agredir, matar, esclavizar y usar animales…. Aquí, queremos pedir la solidaridad de todas y todos con los inocentes que sufren esta barbarie, por el beneficio de unos pocos bolsillos y el gusto de una minoría. Debemos pedir que vengan con nosotros a la farola que Carlos Pinazo convirtió en monumento al compromiso y la solidaridad, a gritar que LA TORTURA TAURINA SE DEBE ACABAR!

La Platarforma Carlos Pinazo os da las gracias por haber estado ahí, junto a la farola de la Ciudadanía. Que sepan que estaremos aquí siempre, junto a las otras luchas justas y junto a los toros, pidiendo la solidaridad de la gente justa.  Muchas gracias.

Tauromaquia, abolición!

La tortura no es cultura!

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s