Consell Valencià de Cultura. Informe sobre la normativa de bous al carrer.

Traducción del original en valenciano: http://cvc.gva.es/archivos/341.pdf

[Text en valencià]

Autor: Comisión Jurídica.  Coordinadores: Vicente Álvarez y Carmen Morenilla

Aprobación: Pleno de 26 de noviembre de 2009

Antecedentes. El Consell Valencià de Cultura, motu propio y dentro de sus competencias, consideró conveniente ocuparse de una fiesta que en los últimos años está proliferando en muchos pueblos y ciudades de nuestra comunidad, los llamados “bous al carrer” en las diferentes variantes conocidas. Ha coincidido el interés del CVC con el de la Generalitat Valenciana, como prueba la regulación de la que ha sido objeto esta fiesta en los últimos tiempos. En el marco de este interés se han producido dos comparecencias del Consejero de Gobernación, ha informado el CVC de las iniciativas y planes de su gabinete.

De acuerdo con el artículo 8.b de la Ley 4/2003, de 26 de febrero, de Espectáculos Públicos, Actividades Recreativas y Establecimientos Públicos, corresponde a los órganos competentes de la Generalitat la concesión de la autorización para realizar los espectáculos y fiestas taurinos tradicionales, los cuales se regirán por una normativa específica. En este contexto, el Decreto 24/2007, de 23 de febrero, del Consell, por el que se aprueba el Reglamento de Festejos Taurinos Tradicionales en la Comunitat Valenciana (Bous al Carrer), es el marco jurídico que señala las condiciones, requisitos y el contenido de estas fiestas.

Posteriormente, el 1 de septiembre de 2009, la Conselleria de Gobernación ha emitido una Orden que regula la figura, las funciones y el régimen jurídico de los colaboradores voluntarios en dichas fiestas. Porque explicaron y comentaron la normativa han estados invitados el consejero de Gobernación y la directora general de Seguridad Ciudadana, los cuales comparecieron el 10 de noviembre del año en curso.

El CVC ya aprobó algunos informes sobre el maltrato de animales, y ha sido informado de la mejora de las cuestiones relacionadas con la seguridad de las personas y de la proliferación y consolidación en los últimos años de esta fiesta, razón por la cual decidió analizar la actual normativa y hacer las consideraciones y recomendaciones siguientes.

Consideraciones. La reciente Orden de la Conselleria de Gobernación de 1 de septiembre de 2009, en su Preámbulo, resume los principios que inspiran, tanto la citada norma, como el resto de la regulación jurídica que regula la materia, y lo hace en referencia el Decreto anterior de 2007 señalando: “Este Decreto se sustenta en tres pilares fundamentales: tradición, fiesta y seguridad. Todos ellos elementos indispensables y convergentes respecto de una realidad que marca y caracteriza lo que debe ser un festejo de Bous al Carrer en toda su extensión “. El CVC valora muy positivamente la mejora en la seguridad de las personas: se ha reducido en un 14% el número de heridos.

Considerando otra referencia del mismo Preámbulo, cuando afirma que nos encontramos ante una de las más arraigadas tradiciones festivas valencianas, cabe hacer algunas observaciones:

a. La fiesta de bous al carrer ha sido una tradición en algunas poblaciones, pero no en la totalidad de las que en estos momentos la celebran. Últimamente su extensión se ha multiplicado miméticamente. El resultado es que el año 2008 se han tramitado 6.184 de fiestas celebradas en la Comunidad Valenciana por parte de 301 pueblos.

b. La Convención de la UNESCO sobre el patrimonio inmaterial de 2003, ratificada por España, manifiesta que las fiestas y tradiciones deben ajustarse a las pautas de las sociedades avanzadas.

c. Es ya un hecho aceptado el reconocimiento de los derechos de los animales. En ese sentido se considera que los animales no deben ser objeto de maltrato y, en caso de necesidad, su sacrificio debe ajustarse a unas pautas, para que la muerte sea mínimamente dolorosa.

Por lo tanto, debe considerarse que una fiesta como la de los toros en la calle debería limitarse a las poblaciones en las que tiene una tradición o antigüedad probada y continuada, lo que implicaría un ámbito concreto no extensible. Por otra parte, las normas reguladoras deberían garantizar de forma clara y como principio rector que los toros no pueden ser maltratados ni sacrificados de manera que se prolongue su dolor o sufrimiento innecesariamente.

Del estudio del articulado de las normas se deduce que sólo de forma muy marginal y secundaria se trata el tema de los derechos de los toros, en tanto que animales con sentimientos y dolor. En el caso de la modalidad de toro embolado, resulta manifiesto el hecho de que el animal es sometido a un dolor innecesario. Una reforma de la práctica tradicional implicaría la supresión del embolado y su sustitución por un tipo de actividad sin bolas de fuego o con la sustitución del animal por representaciones de animales, aunque el CVC es consciente de la gran presencia que está teniendo en los últimos años (alrededor del 80% de las fiestas)

Además, algunas reformas podrían ampliar y elevar las sanciones contra las personas que maltratan a los animales y se podría garantizar de forma efectiva que el sacrificio, cuando sea necesario, se produzca en un matadero y no públicamente. Por último, además de la figura del voluntariado, que procede del pueblo en fiestas, sería oportuno estudiar alguna fórmula de inspección externa para que estos voluntarios no se limitan a mirar por la seguridad de las personas, sino también a vigilar el cumplimiento de la normativa referente al trato dado a los animales.

Recomendaciones. El CVC, estudiado el Decreto 24/2007, de 23 de febrero, del Consell de la Generalitat Valenciana, por el que se aprueba el Reglamento de Festejos Taurinos Tradicionales en la Comunitat Valenciana (Bous al Carrer) y la Orden de 1 de septiembre de 2009 de la Conselleria de Gobernación que regula la figura, las funciones y el régimen jurídico de los colaboradores voluntarios en dichas fiestas, y hechas las anteriores consideraciones, recomienda la incorporación de las siguientes indicaciones en el Decreto y la Orden citados:

1. – En el Preámbulo tanto del Decreto como de la Orden, junto a la referencia a la seguridad de las personas, hay que incluir una referencia explícita al propósito de evitar el maltrato innecesario de los animales participantes en la fiesta.

2. – Hay que incluir una mayor precisión en la definición de festejo tradicional, de modo que sólo se permita la realización de bous al carrer en aquellas poblaciones que puedan demostrar fehacientemente su realización tradicional.

3. – Para garantizar el cumplimiento de la Convención de la UNESCO sobre el patrimonio inmaterial de 2003, ratificada por España, a sustituir, en el Decreto y en la Orden, la modalidad de toro embolado por otras formas de bous al carrer más imaginativas que no impliquen un sufrimiento innecesario del animal.

4. – En el Capítulo III del Decreto 24/2007, “Autorización del festejos taurinos tradicionales”, en el artículo 14, sobre la documentación que debe acompañar la solicitud de autorización, se debe incluir un apartado en el que indique la obligación de presentar una póliza de seguro específica para hacer frente a las multas que puedan derivarse de la eventual maltrato de animales participantes en la fiesta. Asimismo, en el artículo 68, sobre fianzas, hay que añadir una referencia a las fianzas preceptivas por esta falta, que debe ser valorada en cada caso concreto como grave o muy grave.

5. – En el Capítulo VI del Decreto 24/2007, “Celebración de la fiesta taurina tradicional”, artículo 34, sobre la suspensión de la fiesta, hay que incluir como motivo de posible suspensión la presentación por parte de los colaboradores voluntarios de una denuncia fundamentada de maltrato de los animales participantes en la fiesta.

6. – En el artículo 39 del mismo capítulo, sobre el sacrificio de los toros, hay que añadir que la muerte debe producirse según la normativa vigente sobre el sacrificio de animales.

7. – En la Orden de 1 de septiembre de 2009, artículo 4, sobre el número de colaboradores voluntarios, se indicará que los 10 colaboradores tiene que haber un mínimo de 2 propuestos por las asociaciones protectoras de animales u otras entidades similares de la Comunidad Valenciana.

8. – En la Orden de 1 de septiembre de 2009, artículo 6, sobre las funciones de los colaboradores, se indicará explícitamente que es función de los colaboradores vigilar que no se produzca maltrato de los animales participantes en la fiesta, y con este fin podrán presentar las preceptivas denuncias con pruebas fehacientes de los hechos aducidos, los cuales pueden ser objeto de multas y / o de suspensión de la fiesta.

El presente informe, una vez aprobado, será trasladado a la Conselleria de Gobernación, la Federación de Municipios de la Comunidad Valenciana y las asociaciones protectoras de animales de la Comunidad Valenciana.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s