Presentación del informe de la Plataforma Carles Pinazo contra el BIC de la tortura taurina.

[Text en valencià]

[Texto del informe]

La Plataforma Carles Pinazo ha elaborado este informe al amparo de la Ley de Patrimonio Valenciano, que establece que la tramitación del BIC debe dar audiencia a las entidades públicas y privadas más estrechamente vinculadas a la actividad propuesta para la declaración (art. 27.6). P or lo tanto, la voz de una plataforma de organizaciones que defienden los animales que sufren y mueren a los espectáculos de tortura taurina, sin otra razón que la diversión que puede dar ese sufrimiento, debe ser escuchada.

El informe no discute la larga historia de la tortura taurina, patrimonio singular de España.  Otros países de Europa, donde también había linchamientos por diversión, abrieron un camino de progreso guiado por la Ilustración y, ya en el siglo XIX, los prohibieron.

Tampoco valora plasticitades y simbolismos de las corridas de toros, sólo lo que son en realidad para quien la padece: caballos, mulas, cabestros y las víctimas, los toros.  Explica lo que es la cría, el transporte y la siniestra danza, llena de engaños, que se baila mientras clavan todos los utensilios de tortura a un animal que no deja de pedir clemencia, de gritar y de llorar.

No valora como lo pasa la gente a los bous al carrer, sino la triste realidad de los animales que sufren, que intentan huir sin encontrar fuga, que son agredidos de mil maneras distintas, que mueren literalmente de miedo.  También se preocupa por la gente que muere y que es herida de gravedad, y por los riesgos que tienen que sufrir las personas de los servicios que las han de asistir. Demasiado sufrimiento sólo por diversión, cuando han muchas más maneras de divertirse.

Finalmente, explica lo que es el patrimonio cultural, según los acuerdos internacionales.  La Convención de París de 2003 explica que es un factor de intercambio, de entendimiento y acercamiento entre los seres humanos, generador de un sentimiento de identidad y continuidad que debe ser compatible con los derechos humanos y el desarrollo sostenible.

La tortura taurina, por tanto, no es patrimonio cultural.  La mayor parte de la población nunca ha participado en actos de tortura y linchamiento, ni siquiera como público.  Abomina o se desentiende de ellos y ni mucho menos se siente identificada.  Todo lo contrario: tiene muy claro que la salud y la continuidad de una cultura pasa por su progreso, para dejar de lado aquello que el progreso ha mostrado como rechazable, pese a su antigüedad.

Un estudio de Iniciativa Animalista permite ver que los bous al carrer no son tan omnipresentes como las memorias de la Conselleria de Governació quieren hacer creer.   Es una realidad del norte (comarcas de Castellón, donde se hacen a prácticamente todos los pueblos, las limítrofes del Campo del Turia y el Camp de Morvedre y L’Horta Nord).  A partir de aquí, se irradia hacia el sur y va perdiendo fuerza hasta prácticamente desaparecer en la Marina Alta. H acia el norte, la irradiación llega a las Terres de l’Ebre.

La suma de pueblos de las comarcas de Valencia que no hacen bous al carrer es superior a la de los que si lo hacen (153 a 114).  En las comarcas de Alicante sólo hay 34 pueblos que hacen, y 20 son de la Marina Alta (el número total de pueblos que no hacen es de 104).

Otro dato muy significativo es que los pueblos que hacen, mayoritariamente, son los más grandes.  Hay comarcas donde sólo se hacen en la capital, y en casi todas la relación de municipios y población está desproporcionada. E sto está en relación con el dinero público, los impuestos municipales que deben pagar estas prácticas.

Finalmente, se analiza la evolución histórica del número de municipios, lo que se quiere presentar como un crecimiento constante muestra, en realidad, un anuncio de una posible adebacle que se quiere evitar con el BIC.  En 2008, el primer mal año de la crisis, marcó un récord de pueblos que hacían bous al carrer al calor de la burbuja inmobiliaria que ya no ha vuelto a repetir.

Con la crisis, el dinero ya no corre tan alegremente. Como ha quedado claro con multitud de ejemplos en todo el estado, el empresariado taurino esconde la cabeza bajo el ala cuando los ayuntamientos no cubren los gastos, y pide “soluciones”.  El BIC quiere ser esta solución, el futuro de la cultura del pelotazo.

Anuncis

One comment on “Presentación del informe de la Plataforma Carles Pinazo contra el BIC de la tortura taurina.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s