Adiós, Matilde.

Matilde aniversari

[Text en valencià]

Ayer murió Matilde Gómez y nos dejó toda una vida de lucha y de compromiso. A finales de 1966 llegó a Madrid desde Colombia para recibir formación y ser misionera, pero allí conoció Carlos Pinazo, que era sacerdote.  Se enamoraron y dieron un nuevo rumbo a esa lucha.

Empezaron en Barcelona, ​​donde Carlos trabajó de peón de la construcción mientraMatilde IIs mantenía vivo su compromiso junto al cura de Sant Medir, Josep Maria Vidal.  Matilde trabajó como voluntaria en las barracas del Camp de la Bota, del Somorrostro y de Montjuïc.  Ayudó a las personas que, como ella, llegaban a empezar una nueva vida en Cataluña desde cero.

Tras más de un año llegó la dispensa papal y se pudieron casar.  Carlos Pinazo dejó la estructura de la iglesia para  compartir la vida con Matilde, y su trabajo juntos continuó estando marcado por la esperanza de justicia y la solidaridad.  Vinieron a Valencia e hicieron del barrio obrero de Malilla su nuevo hogar.  Abrieron la Colombina, una escuela pionera de la enseñanza infantil en el estado español, donde los niños y niñas comenzaron a conocer el mundo de una forma distinta a la de sus padres gracias a una forma de enseñar moderna y de calidad, con los métodos que se habían desarrollado lejos de las limitaciones del franquismo, y que llegaron al barrio antes de que muchas calles tuvieran alcantarillas y asfalto.

Pancarta B:NLa lucha también fue, desde el primer día, por los demás animales. Matilde contaba orgullosa que ella hizo ver a Carlos que también necesitaban solidaridad y justicia, abriendo el camino que les llevó frenta a la plaza de toros con sus pancartas, a menudo a solas. Durante mucho tiempo, con Matilde en su silla de ruedas, y siempre con su hogar lleno de animales refugiados.

La gente que ha luchado toda la vida es imprescindible.  Es el caso de Matilde, que nos deja su honestidad y su coherencia como referentes.  La dejamos marchar con una despedida serena, como la que ella dio a Carlos Pinazo, y nos quedamos con su ejemplo para siempre.

Adiós, Matilde.

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s